Lo que no sabes del asbesto podría afectarte

Un trabajador viste un traje y gogles protectores. Está a salvo de los peligros del asbesto. Y si él lo está, todos lo estamos ¿o no?. La existencia de estos equipos de protección debía significar que hemos comprendido suficiente sobre el asbesto. Que sabemos mantenerlo a la raya. Que su amenaza ya está lejos Pero después de todos estos años,  el asbesto continúa enfermándonos.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos comenzó a prohibir el asbesto en algunos productos y usos en la década de 1970. Por ejemplo,  hoy ya no se puede colocar bajo el pavimento ni usar como aislamiento de tuberías. Pero todavía se encuentra presente en edificios antiguos. No solo eso. También se permite en materiales recién producidos, que van desde frenos automotrices hasta masilla para ventanas.

¿Cuáles son los efectos del asbesto en la salud?

  • Cuando las fibras de asbesto microscópicas se inhalan, quedan insertadas en el tejido pulmonar. Con el tiempo, el tejido forma cicatrices, que dificultan la respiración y aumentan el riesgo de cáncer.
  • Para algunas personas, la exposición al asbesto puede conducir al desarrollo de cáncer de pulmón.
  • También puede causar otro agresivo cáncer que ataca los pulmones y el abdomen, llamado mesotelioma. La gran mayoría de los mesoteliomas están relacionados con la exposición al asbesto, de acuerdo al National Cancer Institutes.
  • El mesotelioma afecta a unas 3.000 personas anualmente, aunque muchos expertos estiman que hay un subregistro importante de casos.
  • Aunque la exposición a largo plazo aumenta el riesgo, hay pruebas de que incluso una breve exposición al asbesto puede tener consecuencias graves o incluso fatales.
  • No hay un umbral seguro conocido de la exposición al asbesto. Hasta donde sabemos, incluso cantidades significativas en un período corto pueden causar problemas de salud a largo plazo.

 

¿Cómo se si me expuse al asbesto?, ¿me estoy exponiendo hoy en día?

La mayoría de las exposiciones provienen de la destrucción o demolición de materiales viejos que contienen asbesto. Sin embargo, al igual que los propietarios de viviendas no siempre miran antes de la demostración, los empleados a veces encuentran que no están equipados para hacer frente a los peligros que surgen – o están inadecuadamente protegidos por sus empleadores.

El perfil del paciente de mesotelioma

Las consecuencias de la exposición al asbesto no suelen aparecer hasta mucho tiempo después de que las fibras se inhalan en los pulmones. Eso podría ser por lo menos 10 años antes de que la asbestosis ocurra, o varias décadas antes de que los síntomas del cáncer surjan.

Muchos médicos han notado que los pacientes con mesotelioma los consultan hasta 40 años después de haber estado expuestas al asbesto. Si trabajaste en alguna de las profesiones en riesgo, pudiste haberte expuesto.

 

  • El promedio de pacientes de mesotelioma tiene 60 años.
  • Una tercera parte de los afectados con mesotelioma trabajaron en astilleros navales, donde el asbesto se utilizaba con frecuencia en la fabricación.
  • Muchas personas que trabajaron en construcción o fontanería pueden haberse expuesto
  • Dueños de casas viejas y trabajadores que realizaron remodelaciones
  • Trabajadores que están expuestos materiales que contienen asbesto en el trabajo, por ejemplo mientras que se trabaja en tuberías viejas.

El riesgo de exposición al asbesto no se limita a trabajadores de una época pasada. El asbesto todavía está presente en más de 3,000 productos de uso común. Estos incluyen azulejos de piso duro, frenos para vehículos – desde coches y aviones a camiones y trenes – y aislantes de sistemas de calefacción y calderas.

El problema sigue… a pesar de la “protección”

La EPA ha colaborado con los estados para establecer sistemas que requieren capacitación, certificación y licencias para los trabajadores que realizan cualquier tipo de remoción de asbesto. Y se supone que los trabajadores en riesgo de perturbar al asbesto o estar cerca de él, debían recibir un entrenamiento de seguridad apropiado, regulado por la OSHA.

El entrenamiento debía incluir desde mecánicos que trabajan con frenos, a individuos que limpian áreas industriales contaminadas. Los trabajadores de demolición también debían estar preparados, pues muchas exposiciones provienen de la destrucción de edificios o materiales viejos que contienen asbesto.

Sin embargo, este entrenamiento no siempre se recibe. Los empleados a veces se dan cuenta que no están equipados para hacer frente a los peligros que surgen – o están inadecuadamente protegidos por sus empleadores. Aún hoy en día, la OSHA recibe quejas de trabajadores a los que se les ordena trabajar cerca de materiales parecidos a la fibra de asbesto. A otros, se les indica que realicen trabajos que perturban el asbesto.

Si crees que te expusiste al asbesto…

Si crees que te has expuesto al asbesto, ya sea en tu lugar de trabajo, jardín u hogar, coméntaselo a tu médico. El médico puede escuchar la historia de exposición de una persona, y determinar si es necesario realizar ciertas pruebas. Quizá te indique que te hagas unos Rayos X, o un exámen de función pulmonar. El diagnóstico de mesotelioma es difícil, y frecuentemente se confunde con otras enfermedades de mesotelioma.

Si el diagnóstico está confirmado, llama a un abogado. La exposición a asbesto hubiera podido evitarse. Pero las industrias que sabían de sus peligros decidieron no revelárselo a los trabajadores. Por ello, los trabajadores de asbesto merecen compensación, y la han estado recibiendo. Solicitar compensación es una forma de obligar a la sociedad y a las empresas a que escuchen. Y a que decidan que todos debíamos estar a salvo.