¿Había asbesto en tu lugar de trabajo?

La respuesta corta es: si tienes mesotelioma, es muy probable. La exposición al asbesto en el lugar de trabajo es la principal causa de mesotelioma o cáncer de pleura.

Pero ¿cómo puedes saber si había asbesto donde tu trabajabas?, ¿no hace ya mucho que se prohibió el asbesto?, ¿de qué otra manera pudiste haberte expuesto?  La respuesta a estas preguntas puede sorprender, incluso entristecer e indignar.

La exposición ocupacional es la principal causa del cáncer de asbesto. Se dio principalmente en fábricas y complejos industriales, pero también en trabajos de construcción.

 

Tipos de exposición ocupacional:

           Industrial

  •  Trabajadores y obreros de fábricas
  •  Plantas de energía
  •  Plantas industriales
  •  Refinerías
  •  Acereras
  •  Fábricas de fibrocemento

       Construcción:

  • Albañiles
  • Peones
  • Arquitectos
  • Electricistas
  • Plomeros
  • Instaladores de techo y loseta
  • Fontaneros
  • Supervisores de obra
  • Ingenieros y arquitectos

       Otros oficios:

  •       Mecánicos automotrices (especialmente de frenos, gaskets o “brecas”)
  •       Ferrocalileros
  •       Mineros

  Miembros del Ejército y Marina de los Estados Unidos:

1/3 parte de los casos de mesotelioma son de veteranos del Ejército y la Marina.

El sector militar hizo usó el asbesto por años, especialmente en los barcos de la Segunda Guerra Mundial

 

 Más detalles sobre la exposición a asbesto en trabajadores de construcción

Desde albañiles hasta peones e ingenieros, los trabajadores de construcción están entre los más afectados por el cáncer de pleura o mesotelioma. El asbesto ha sido muy usado en materiales de construcción exactamente.

Construcción de edificios: Si participaste en la construcción de edificios entre 1920 y 1980, pudiste haber tenido exposición. La mayor parte de los edificios de esta época utilizaron asbesto en techos, pisos, paredes, como aislante, en tuberías, calentadores, y otras áreas. Si te tocó supervisar las obras, o trabajar instalando pisos, techos, puedes haber tenido exposición.

Reparación o remodelación de casas, edificios y fábricas: Todavía hay asbesto en edificios, hospitales, escuelas y muchas casas anteriores a los 80. Si realizaste trabajos de remodelación sin la protección necesaria pudiste haberte expuesto. No basta con una pañoleta, se trata de un traje con un diseño especial, parecido al de los astronautas.

Serruchar, cortar o manipular materiales que contenían asbesto

El problema con el asbesto surge cuando las fibras se liberan y vuelan por el aire.  Las fibras pueden permanecer suspendidas en el aire por horas. Si las inhalas o tragas, se quedan atrapadas en el aparato respiratorio o digestivo, causando inflamación. A la larga, causan asbestosis o cáncer de pleura.

Para que las fibras vuelen en el aire, debe haber algún tipo de desgaste o erosión en el producto con asbesto.

Si trabajaste serruchando, lijando, perforando, taladrando, aplicando o cortando productos con asbesto, pudiste haberte expuesto.

Si los techos u otros componentes de asbesto de tu entorno estaban dañados, también.

Las normas hoy indican que este tipo de labores se realicen bajo un chorro de agua, precisamente para evitar que vuele el polvo. Pero hace años no existían estos protocolos.

Demolición y desastres naturales

Se han dado casos de mesotelioma y cáncer de pleura entre trabajadores de demolición, incluyendo choferes de bulldozers y grúas. Cuando un edificio cae, se liberan las fibras de los materiales que lo conformaban. El caso más famoso es el de las Torres Gemelas. Esa gran nube de polvo que vimos en televisión envolviendo a transeúntes, voluntarios y rescatistas tenía restos de asbesto. En las décadas subsiguientes, comenzaron a surgir los casos de mesotelioma entre estos héroes.

  Exposición doméstica 

En hogares construidos antes de los 80, el asbesto se puede encontrar:

  • En los materiales de la estructura misma
  • Como parte de los productos de construcción
  • En productos de uso cotidiano

 Pero fue hace tanto tiempo…

Normalmente, relacionamos a una enfermedad con una causa inmediata (“ayer comí un marisco en mal estado, hoy amanecí intoxicado”).

Con el asbesto no sucede así. Los efectos del asbesto en la salud tardan entre 20 a 50 años en manifestarse. Y para cuando surgen los síntomas del mesotelioma, el cáncer ya suele estar muy avanzado. Por eso, si trabajaste en un entorno donde había asbesto hace 20, 30 o 40 años, ahí es adonde podemos sospechar de exposición.

“Mi esposo trabajaba con asbesto”

Hace décadas, no se requería que un trabajador se bañara antes de salir del trabajo aunque manejara tóxicos. Muchas mujeres que ahora tienen mesotelioma se acuerdan que sus maridos llegaban a casa, blancos de polvo. Ellas durante años lavaron sus uniformes cubiertos de asbesto, y al hacerlo, aspiraron sus fibras.  Igual le pasó a hijos y otros familiares que compartían casa o auto con el trabajador.

Pero ¿qué el asbesto no está prohibido en los Estados Unidos?

Estados Unidos, el uso del asbesto está regulado, más no prohibido. Hay una gran lista de productos en los que el uso de asbesto está permitido.

Por ejemplo, algunas marcas y modelos de frenos automotrices contienen asbesto todavía. A simple vista, es imposible distinguir los frenos que contienen asbesto de los que no.

Y todavía recibimos una gran cantidad de productos de importación que contienen asbesto. Claro, se considera que el mayor riesgo ocurrió hace años, cuando no existía regulación. Pero tristemente, el problema parece lejos de haber terminado.

La forma más fácil de averiguar si tu mesotelioma pudo surgir de tu trabajo es consultar con un abogado experto. Los abogados de mesotelioma tienen catálogos de productos, listas fábricas, y sobre todo, conocimientos, para asistir en esta investigación.

Si quieres más información acerca de los oficios que trabajaron con asbesto, solicita nuestro paquete informativo en español o simplemente contáctanos.

 

 

Ledger Law Firm

Author Ledger Law Firm

More posts by Ledger Law Firm

Leave a Reply